Documento Conclusivo Taller Latinoamericano de Recicladores

29 marzo, 2014

Reunidos en la sede nacional de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), en la Ciudad de Buenos Aires, en ocasión del Taller Latinoamericano de Organizaciones de Recicladores con vistas a la 103ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo (OIT) de Ginebra, los abajo firmantes declaramos:

10Que la globalización capitalista arroja a cientos de millones de personas a la exclusión social, privándolas de un trabajo con ingresos suficientes y sin derechos laborales. Forzándonos a buscar el pan por cuenta propia en el sector informal de la economía. Los trabajadores populares no solo estamos excluidos de los derechos sino que incluso se nos persigue, se nos discrimina y hasta criminaliza.

Al mismo tiempo, la depredación de la naturaleza y la destrucción del ambiente, producto de la voracidad de las grandes empresas, ponen en grave riesgo la subsistencia de nuestras comunidades y la propia vida en la Tierra. Éstas, sin embargo, continúan con su accionar destructivo sin sanciones ni restricciones. Cuando algún gobierno popular intenta frenarlas, las represalias se hacen sentir en el acto. La destitución ilegal e ilegítima del Petro, alcalde de Bogotá, es un claro ejemplo de esta situación.

El modelo consumista, impuesto para beneficiar a estas mismas empresas, implica que las cosas se descartan a una velocidad asombrosa, generando cantidades de residuos imposibles de absorber por el ambiente mediante las formas tradicionales de disposición (rellenos sanitarios o incineración).

Al igual que con las cosas, el sistema usa y descarta a los trabajadores, arrojándonos a la exclusión y la miseria. Por eso, como el Papa Francisco, podemos afirmar que vivimos en una verdadera “cultura del descarte” donde pareciera que algunos caben y otros sobran.

Sin embargo, desde las periferias sociales, desde la marginación que nos imponen, desde el subsuelo del mundo, los trabajadores hemos defendido nuestros oficios y forjado nuestras organizaciones para luchar por trabajo, dignidad y cambio social.

El oficio de los recicladores de base (cartoneros, catadores, pepenadores, wastepickers) no sólo es el modo de vida de millones de familias trabajadoras en todo el planeta sino que constituye el principal mecanismo de disposición sustentable de los residuos sólidos urbanos, reduciendo el enterramiento, la combustión y todas las formas irresponsables de tratamiento de la basura.

La recuperación de los RSU también permite reducir la tala de bosques, la extracción de combustibles fósiles, la utilización innecesaria de energía, la emisión de tóxicos a la atmósfera. Esto es así porque al reintegrar materiales al circuito productivo, evitamos la extracción y procesamiento de nuevas materias primas.

Con nuestra tarea brindamos un servicio público ambiental y de aseo. Lo hacemos desde hace años y transmitimos nuestro saber y conocimientos a quien esté dispuesto a escucharnos . Nosotros somos los que reciclamos, por eso también “educadores ambientales”.

A pesar de todos estos beneficios ecológicos, sociales y culturales, nuestro oficio sigue siendo ilegal en muchas ciudades del mundo y en donde es legal no existe un reconocimiento adecuado a la actividad que permita mejorar nuestras condiciones de labor y vida.

Pese a la visión que imponen los grandes medios sobre nuestro oficio, reafirmamos que es un trabajo digno, lo que no son dignas son las condiciones en las que muchas veces tenemos que realizarlo por la omisión de los Estados que deberían garantizar nuestros derechos.

Utilizando esta imagen para discriminarnos, lo que se pretende es que las grandes empresas logren destruir nuestras fuentes de trabajo y entregar la riqueza que hay en la basura al capital privado en detrimento de las organizaciones sociales.

Por eso, en defensa de nuestras familias, nuestros Pueblos y nuestro planeta, los recicladores reafirmamos nuestro derecho al trabajo y exigimos:

  • Que se reconozca nuestro oficio y garanticen nuestros derechos humanos, sindicales y laborales.
  • Que se nos reconozca como parte del Servicio Público de Recolección de Residuos y en consecuencia se nos pague por nuestro trabajo, se nos brinde cobertura de salud y aportes jubilatorios.
  • Que la Recolección de Residuos Sólidos Urbanos Reciclables esté fuera del alcance de las privatizaciones y se gestione a través de sistemas mixtos entre el estado y las organizaciones de recicladores (cooperativas, asociaciones, sindicatos)
  • Que se reconozcan nuestras cooperativas, sindicatos y redes, etc. como formas legítimas de organización de los recicladores.
  • Que se prohíba la aplicación de técnicas de incineración o enterramiento indiscriminado de residuos. Y que en su lugar se potencien la separación en origen, el reciclaje, el re-aprovechamiento y el compostaje.
  • Que se implementen programas de cuidado de la infancia, con becas de estudio y guarderías infantiles, para que ningún niño se vea obligado a trabajar.
  • Que se regulen los precios de los materiales reciclables para evitar la explotación de nuestro trabajo por parte de intermediarios y grandes empresas.
  • Que se habiliten espacios para la clasificación de residuos con la infraestructura y tecnología adecuada para que podamos mejorar nuestras condiciones de trabajo.
  • Que para financiar estas políticas de restitución de derechos, además de los aportes de los presupuestos públicos, se cree una “tasa de envases” co-administrado por los Estados y los recicladores.

Todas estas demandas serán planteadas en la 103ª reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo (OIT), continuando con la excelente labor realizada por un conjunto de compañeras y compañeros en la conferencia anterior.

A fin de lograr constituir un fuerte grupo de presión para cumplir nuestro objetivo, conscientes de que ellos no sólo nos conciernen a nosotros sino a la humanidad toda, nos proponemos construir una Alianza Global por el Reciclado Social con todas organizaciones de recicladores, trabajadores de la economía popular, ONGs, sindicatos, científicos, militantes, iglesiasy todas aquellos grupos o personas de buena voluntad que compartan nuestros objetivos.

Ver versión PDF con las firmas Documento Final Taller Recicladores